Ahorrar dinero en la factura de la luz

Electricidad, un bien indispensable

Hoy disfrutamos de comodidades que nuestros antepasados no soñaban gracias al aprovechamiento de la electricidad para el día a día. Usamos muchos aparatos eléctricos al cabo del día, y es un hecho tan normal para nosotros que prácticamente no lo tenemos en cuenta. Hasta que llega la factura. Muchas veces no somos conscientes hasta ese momento de lo que han sido semanas encendiendo calentadores o aparatos de aire acondicionado. Para poder ahorrar dinero en la factura, conviene saber algunas cosas.

La factura de la electricidad, enemigo implacable

A estas alturas no voy a descubrirle a nadie cómo se lee una factura de la empresa responsable de la electricidad. Pero si simplificamos, podemos ver algunas cosas interesantes. La factura consta básicamente de potencia contratada y energía consumida. La primera es la que define la parte fija que pagamos por disponer de electricidad, mientras que la segunda es la cantidad que consumimos con nuestros aparatos, es decir, es variable.

Término de potencia

La parte fija, la potencia contratada, está bajo el control de la empresa suministradora desde que en su día elegimos un consumo máximo. Esto es, si hemos contratado 4600w (vatios), podremos tener luces y aparatos encendidos consumiendo como máximo dicha cantidad. Pasado ese punto, un dispositivo incluido en el contador (cuyo alquiler nos cobran) interrumpe el suministro eléctrico de nuestra instalación. Este dispositivo tiene el fatídico nombre de limitador, y se reactiva automáticamente.

Término de energía

En cuanto a la parte variable de la factura, depende de nuestros aparatos y del uso que hacemos de ellos. Mientras más usamos los aparatos (sin pasarnos del máximo contratado), más abultada será la factura. Esto tiene una solución relativa, consumir menos. Encender las luces más tarde, cambiar las bombillas por sus equivalentes en bajo consumo o LED, cargar al máximo aconsejable lavadora, lavavajillas y secadora para aprovechar mejor la energía consumida por estos aparatos, etc., son algunas de las medidas que se pueden tomar para ahorrar en la factura.

Los listos

Desde hace un tiempo, en España se incluyen impuestos y añadidos de mayor cuantía en la parte fija de la factura. Ahora es menos importante cuántos aparatos y luces tenemos funcionando. Las empresas suministradoras se aseguran unos ingresos que bajarían cuanto más eficientes hiciéramos nuestras viviendas.

Ahorrar dinero

Cabe preguntarse si es posible disminuir el gasto de las familias en la factura de la electricidad. En algunos casos puede suavizarse un poco. Es decir, una familia que tiene contratados 4,6 KW y que apenas sobrepasa esta cantidad puede bajar a 2,3 KW. Esto puede comprobarse en el menú del contador. Una vez comprobado, conviene saber que el limitador interno del contador tiene una cierta tolerancia, y que podemos pasarnos un poco sin que nos corte el suministro.

De este modo, es posible tener contratada menos potencia para pagar menos en la factura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.