Pagar mediante NFC

Pagar es de pobres

Ya que tenemos que pagar, al menos que sea cómodo. Hasta no hace mucho pagar en un supermercado implicaba pararse a sacar el dinero, la mayor parte de las veces a última hora y cuando hay otros clientes esperando. Se pierde tiempo, a veces no hay cambio, o no hay bastante. Cuántas veces hemos dejado ese paquete de pilas por no llevar suficiente dinero…

Aunque disponemos hace muchos años de tarjetas bancarias, a muchas personas les ha dado reparo usarlas para pequeños importes, si es que el establecimiento lo permitía. Actualmente me encuentro más establecimientos que no requieren de un importe mínimo para usar la tarjeta.

 

Vamos a ser prácticos

En la actualidad no sólo disponemos de tarjetas, sino que las entidades bancarias están actualizando su tecnología. En muchas tarjetas podemos ver ya el logotipo de pago con contacto o Contactless. Y si le ponemos un poco de atención, en los terminales de cobro cada vez es más fácil ver uno de estos símbolos.

 

 

logos contactless
Logotipos del pago contactless

 

Esto significa que podemos hacer uso del pago sin contacto con nuestra tarjeta, y nos permite un poco más de rapidez a la hora de pagar. Una vez que el empleado del establecimiento ha marcado el importe a pagar, pasamos la tarjeta por encima y dependiendo de la entidad habrá que escribir el PIN de la tarjeta.

Este método de pago implica ciertos cambios en nuestro comportamiento. Nuestra tarjeta está menos tiempo fuera a la hora de pagar, y algunas entidades han habilitado sus cajeros para sacar dinero de la misma manera, lo que es de agradecer, pues algunos están en la calle y literalmente estamos vendidos con la tarjeta en la mano. Pero aún existe algo mejor.

 

Pulseras y stickers

Hace aproximadamente dos años que pago todo lo que puedo mediante una pulsera NFC. No necesito enseñar la tarjeta y mucho menos que la toque nadie, lo que minimiza el riesgo de duplicación o copia de los datos. La mayoría de los establecimientos en los que suelo comprar soporta esta tecnología, así que no necesito más. No abro cartera ni saco tarjetas delante de nadie. El empleado no toca mi tarjeta y no hay necesidad de mostrar DNI. La pulsera cuenta con una cavidad en la que viene insertada una versión reducida de una tarjeta bancaria.

Existe otra tarjeta NFC, un poco mayor que la que viene en la pulsera, con superficie adhesiva. El objetivo es pegarla al móvil para pasarlo por el lector de tarjetas compatible con pago Contactless. Si no quieres pulsera puedes optar por este método, aunque hay que sacar el móvil.

Pulsera contactless para pagar mediante NFC

 

Pay por todos lados

Ya se han establecido algunos sistemas de pago móviles basados en NFC. Seguramente habrás oído hablar de Apple Pay, Android Pay o Samsung Pay. Todas ellas son plataformas preparadas para usar el móvil o smartwatch como medio de pago. Aunque con ligeras diferencias entre ellas, se basan en almacenar los datos de nuestras tarjetas bancarias y al llegar a un TPV compatible, pasar el móvil por el lector y validar el pago.

Puede que no lo sepas y tengas un móvil compatible. Hay muchas personas que desconfían de jugar con las tarjetas bancarias en este sentido. Por supuesto que se corren riesgos, pero debes saber que la mayoría de entidades bancarias cuenta con un sistema de protección para el uso de tarjetas. Cuando este sistema detecta que el uso no es el habitual, recibes un mensaje y puedes denunciar uso fraudulento y dar de baja la tarjeta.

Sistemas para pagar mediante NFC
Logotipos de los diferentes sistemas de pago con smartphone

 

Consideraciones

El pago con tarjeta contactless trae ventajas, pero como en todo conviene conocer algunos detalles que pueden solucionarte las dudas que tengas:

  • Una tarjeta contactless es una tarjeta con tecnología NFC.
  • Los terminales de pago de los establecimientos tienen que ser compatibles con NFC para que esto funcione. Afortunadamente cada vez hay mayor disponibilidad.
  • Las tarjetas en algunos casos vienen preparadas para pagar sin introducir el PIN en importes menores de 20€. Recomendación, comunícate con tu entidad bancaria para que siempre sea necesario introducir el PIN.
  • Habilita los mensajes de móvil en tu entidad. Así recibirás uno cada vez que pagues algo con tu tarjeta contactless.
  • Que no te de reparo pagar una lata con tarjeta. Muchos establecimientos ya lo permiten y eso les beneficia. Pide en tu establecimiento favorito que eliminen el límite mínimo para pagar con tarjeta. La comodidad siempre para el cliente.
  • Si usas la pulsera, puedes llevarla siempre puesta, incluso ducharte. No le va a ocurrir nada, ya que se trata de un trozo de plástico.

Si ya conoces este tipo de tarjetas, y has oído la historia de gente que va con un TPV oculto realizando cobros en el metro, ten en cuenta una cosa: tienen que estar sacándolo continuamente para introducir el importe. No es probable que esto suceda. Y si aun así no te fías, habilita el PIN para todos los importes y el mensaje en el móvil cada vez que pagues algo.

Como he indicado antes, llevo unos dos años usando la pulsera, y aún hay empleados de Mercadona que se me queda mirando (¿Qué magia es ésta…?), y gente en la cola sacando su cartera cuando estoy camino de casa.

 

 

 

Imagen destacada: www.flaticon.com, autor Freepik

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.