Teclado virtual VS inalámbrico (Parte I)

De pulsar botones a pellizcar cristales

La entrada de texto escrito se ha vuelto muy relevante desde la aparición y uso masivo de los dispositivos móviles. En los teléfonos móviles hemos pasado de escribir mensajes y correos mediante teclado físico (numérico o completo como el de BlackBerry) al procesado de textos mediante teclados virtuales o en pantalla. En las tabletas han tenido una menor evolución, y el tamaño medio cuenta con un teclado más o menos cómodo.

Nokia 3310

BlackBerry

La evolución, según Qwerty

Según aumentan los usos del teclado, éste ha evolucionado hacia la productividad y la facilidad para el usuario. Hace años ya disponíamos de diccionario para autocompletar palabras, lo que ahora llamamos texto predictivo. Actualmente contamos con varios recursos para ayudarnos a escribir en este tipo de teclados, como el diccionario de palabras más usadas, el autocorrector que nos ha dado tan buenos momentos, detección automática del idioma de entrada, y más recientemente para los teclados táctiles deslizar en lugar de pulsar, varias capas de teclado, escritura a mano alzada, etc. Las posibilidades de la entrada de datos mediante teclado parecen no acabarse. Pero aunque ya es habitual escribir pulsando sobre un cristal, se venden teclados físicos inalámbricos orientados al uso con dispositivos móviles.

 

El teclado virtual como el tanga, no se nota que lo llevas

Antes de continuar especifiquemos que los teclados físicos a los que me refiero son los inalámbricos mediante tecnología Bluetooth. Sobre todo debido a la posibilidad de usarlos en combinación con los dispositivos móviles. También es necesario aclarar que las herramientas de corrección o predicción de que disponen los teclados virtuales en los dispositivos móviles sólo puedo considerarlas como facilidades del sistema para modificar el texto a nuestro gusto, sin importar el tipo de teclado utilizado.

Los teclados virtuales pueden aportar múltiples ventajas sobre los físicos, a saber:

  • Espacio. El teclado virtual, al contrario que el físico, no ocupa espacio más allá del dispositivo, ya que utiliza la propia pantalla. En caso de no necesitarlo siempre podemos hacerlo desaparecer.
  • Disponibilidad. Aunque parezca evidente, el teclado virtual siempre lo llevamos encima al estar incluido en el software del dispositivo.
  • Durabilidad. Aquello del accidente de F1 es difícil que ocurra con un teclado virtual. Nunca más una tecla perdida o rota, ni con la letra borrada.
  • Disposición. Una de las ventajas más claras es que un mismo modelo de dispositivo con teclado virtual puede venderse en varios países, ya que el software puede incluir varias disposiciones de teclado. Pensad si no en la Ñ.
  • Entradas. Similar al caso anterior, una de las características propias de estos teclados es que podemos cambiar de capa, ya sea numérica, de signos de puntuación, iconos, etc.
  • Apariencia. ¿Cansado de la estética de tu teclado? En los teclados virtuales existe la posibilidad de cambiar el color claro por uno oscuro, de eliminar los bordes de los botones, e incluso de personalizar el teclado con una fotografía como fondo.

Teclado de un iPad

Teclado de un iPhone

 

El uso del teclado en la práctica

En un teclado físico sólo se puede escribir y usar atajos de teclado, combinaciones de teclas que permiten el uso de comandos para realizar acciones rápidas. También es usado como mando para juegos de ordenador. Entonces cabría preguntarse el motivo por el que existe un mercado de teclados inalámbricos de tamaños adecuados para acompañar a nuestro dispositivo móvil.

Un teclado inalámbrico puede tener el mismo uso en varios dispositivos diferentes. Para empezar, en un ordenador de escritorio permite su uso tanto para el manejo de aplicaciones, como para escribir, o para juegos. Normalmente no ocupa ninguna entrada y no cuenta con la restricción de un cable. También se usa para la introducción de texto en dispositivos situados a cierta distancia, como las búsquedas en un SmartTV, o en los dispositivos de reproducción que tengamos conectados a éste. Y por supuesto podemos usarlo para la introducción de texto en nuestro móvil o tableta.

Un teclado virtual permite escribir en muchos dispositivos, incluso equipos de escritorio, pero cobra especial importancia en dispositivos móviles, ya que éstos no suelen venir equipados con teclado físico. Cuentan con todas las posibilidades del software, cada vez más avanzado y eficiente.

 

El físico me ayuda (el teclado)

Los usuarios de dispositivos móviles tenemos algo en común: en algún momento nos ha resultado lento o engorroso escribir desde nuestro móvil o tablet. Los teclados virtuales disponen de texto predictivo, diccionario… herramientas que han sido necesarias para facilitar la escritura, ya que se hacía más difícil corregir continuamente en este tipo de teclados. La industria se esfuerza mucho en mejorar los asistentes de voz y las capacidades de dictado, pero no siempre es posible usarlos. El teclado integrado resulta a veces insuficiente para trasmitir aquello que queremos de manera eficiente. Veamos qué problemas tenemos actualmente con los teclados virtuales en dispositivos móviles:

  • Tamaño. El tamaño de estos teclados de los está limitado por el tamaño de la pantalla. El caso de los móviles es el más evidente, siendo habitual tener que corregir constantemente el texto porque pulsamos la tecla equivocada, o la palabra no está en el diccionario del teclado, si está habilitado.
  • Ergonomía. La posición de los brazos al escribir en un móvil no es cómoda. En una tableta es algo mejor, pero a la hora de leer, la distancia de la pantalla queda determinada por la posición de los brazos. Esto se podría aplicar también a un ordenador portátil, pero el hecho de que la pantalla de éste último sea abatible resuelve en parte el problema.
  • Retroalimentación. Dependiendo del dispositivo, existen varios maneras de saber si hemos tocado una tecla. Activando los clics del teclado, o la retroalimentación por vibración al pulsar. En unos dispositivos más conseguida que en otros, pero la sensación al pulsar en un teclado físico es infinitamente mejor y favorece la productividad al permitir escribir prácticamente sin mirar el teclado.
  • Teclado de un PowerMac G4

Usar lo adecuado a la situación

Las pros y contras de ambos tipos de teclado son definitivos a la hora de continuar con tu teclado virtual o adquirir uno inalámbrico para redactar texto de manera intensiva. Las opciones disponibles y circunstancias de trabajo son los que terminan determinando el uso de uno u otro teclado:

-Tengo oportunidad de usar varios dispositivos para escribir texto. Un smartphone de 4″, una tableta de 7,9″, un portátil de 13,3″, y un equipo de escritorio con una pantalla de 27″. La máxima comodidad se consigue en el equipo de escritorio, pero para ello tengo que estar en casa. Por tanto, si estoy en casa, elegiré el equipo de escritorio.

-Estoy en movilidad, pero puedo parar en algún sitio o acceder a un espacio de co-working o similar. Me puedo llevar el portátil. El portátil pesa un poco, y además tengo que llevar cargador (peso añadido) si voy a estar mucho tiempo. Pero también puedo llevarme la tablet y un teclado inalámbrico. Su batería aguanta muchas horas y el teclado es pequeño, por tanto es poco peso y no llevaré cargador. Si no tengo tablet, puedo usar el teclado inalámbrico con mi smartphone.

-Estoy en movilidad, y es poco probable que vaya a una oficina o que cuente con una superficie para poner el teclado, por tanto y dependiendo de las circunstancias, tablet o smartphone, pero con teclado virtual.

 

Si tengo que elegir,

elegiría siempre un

equipo de sobremesa

por su comodidad

 

Lo más cómodo, de nuevo, es disponer de un teclado físico para escribir cómoda y rápidamente. Y lo ideal es conservar esa comodidad en caso de estar en movilidad, a menos que las circunstancias lo impidan. Si tu caso es el de alguien que tiene que escribir frecuentemente, no olvides que una tableta con un teclado físico también aceleraría tus conversaciones en todas esas aplicaciones de mensajería. Contar con un teclado de verdad es un valor, pero el número de opciones que a día de hoy ofrecen los teclados virtuales es muy alto.

En el segundo capítulo de este artículo analizaremos un teclado virtual disponible para varios sistemas operativos móviles.

 

Imagen destacada: www.flaticon.com

Resto de imágenes etiquetadas para su reutilización.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.