El valor del camino recorrido

Entiende la exigencia

En la tecnología, como en muchas otras caras de la vida cotidiana, estamos acostumbrados a exigir el máximo. Pero también a dar explicaciones cuando nosotros no lo proporcionamos. El valor del camino recorrido es algo a tener en cuenta en ambos casos.

Que una compañía de productos tecnológicos no ofrezca soluciones perfectas desde el primer momento (y lo veamos así) puede significar tres cosas:

  • Intenta vendernos cada paso intermedio en la innovación
  • Sin errores no se aprende
  • Las dos opciones anteriores

 

Obstáculos en la vida real

Es posible imaginar conceptos futuristas repletos de posibilidades, y a la hora de ejecutar el plan darse cuenta de que hay impedimentos. Los problemas que nos retrasan, los imprevistos, no son más que pruebas a las que nos vemos sometidos. La resolución de estos problemas nos hace crecer y ser más capaces.

Hemos llegado a un punto en que no queremos entender y criticamos sin pensar el trabajo de los demás. El esfuerzo que existe detrás de la fachada no importa. Deberíamos entonces mirarnos con la misma visión crítica y exigirnos para ser eficaces siempre, pues no nos hace falta aprender, somos perfectos.

 

El camino recorrido

Una vez alcanzado este estado de madurez podemos mirar hacia atrás y seguramente pensemos que el tiempo pudo emplearse mejor. Pero la verdad es que para llegar a ese estado es necesario haberse parado a aprender. Dar un paso atrás, o al menos no avanzar, puede ser necesario para lograr la meta.

En este sentido recuerdo comentarios en varios sitios web y redes sociales acerca de tal o cual modelo de móvil que “es lo que debería haber sido el anterior”. ¿Y si no se podía? La tecnología que lo haría posible podía no ser asequible. ¿Quién eres tú para saber si se podía o no hacerlo?

 

No son entes, son personas

Un emprendedor que se precie intenta cambiar o al menos mejorar las condiciones de las personas en algún aspecto de sus vidas. Cuando tiene éxito, lo único que le queda por delante es trabajo. Pero, cuántos critican un servicio o producto pensando en el esfuerzo que hay detrás, no lo sé. Los fallos y los fracasos anteriores al éxito son parte del valor del resultado cuando llega a nosotros.

A los que se atreven a sentenciar y generalizar sobre lo que no entienden, habría que preguntarles si se exigen de igual manera, como usuarios y como personas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.